Castillos de Escocia, Dunnotar y Glamis

Edimburgo no es solo la segundo ciudad más grande de Escocia y su capital, sino también un rincón del mundo en el que merece la pena perderse.

¿Qué ver en Edimburgo?

Preciosas calles adoquinadas dan la bienvenida a un visitante que caerá rendido ante las posibilidades culturales de Edimburgo. A ello hay que sumar que uno se puede permitir ir de un museo a otro sin necesidad de sacar la cartera del bolsillo, pues en su gran mayoría son gratuitos.

La Galería Nacional de Escocia, Museum of Childhood, The People’s Story Museum, Writer’s Museum o National War Museum son alguna de las alternativas que uno no puede dejar escapar si se encuentra en Edimburgo.

Pero si hay un escenario que se vuelve realmente importante en la ciudad, son sus castillos, estas fortalezas se erigen poderosas en muchos de sus rincones y la hacen uno de sus atractivos más importantes.

castillo de dunnotar en escocia

Los castillos de Escocia son para sus habitantes un regalo del pasado, el legado de su historia, una riqueza que se cuenta por miles en estas tierras y que esconden historias y misterios varios que merece la pena conocer.

Necesitaríamos horas para desgranar los más importantes, pues como hemos dicho son innumerables, así que centraremos nuestra atención en dos de ellos, el Castillo de Dunnotar y el Castillo de Glamis.

El primero de ellos se encuentra a 3 kilómetros del pueblo de Stonehaven, tranquilo pueblo marinero de la costa de Escocia que se convierte en parada obligatoria para los paladares amantes del pescado, pues las antiguas casas de pescadores son ahora restaurantes que sirven deliciosos platos.

En lo que respecta a su castillo, Dunnotar, aunque en ruinas, es un enclave de ineludible visita, con unas vistas impresionantes en el que no debe faltar una fotografía para el recuerdo. Situado en lo alto de un acantilado sirvió de punto estratégico en las rutas marítimas, convirtiéndose en principal aliado para observar al enemigo y de difícil ataque por su marcado perfil escarpado.

Al Castillo de Glamis, por su parte, lo rodea un velo de fantasmas y leyendas que atrae la curiosidad de todo aquel que visita Edimburgo. De hecho en Macbeth, la tragedia de Shakespeare en la que ambición y poder pasean de la mano, se convirtió en telón del asesinato del Rey Duncan.

castillo de glamis en escocia

Ahora bien, si pretendes disfrutar de algo más que un puente o unos días en la ciudad, otra opción son las excursiones desde Edimburgo, como por ejemplo una escapada hasta el Lago Ness, protagonista de innumerables leyendas e historias que han sido llevadas al cine y la literatura. Sin apartarnos de las películas, si hay una que gusta a niños y mayores es Harry Potter. Pues bien, existen excursiones al castillo de Bamburgh, nada mejor para meterse en el papel y disfrutar de la magia de uno de los personajes con más aceptación de los últimos tiempos.

Cabe señalar, además, que este castillo, no es únicamente famoso por ser escenario de una de las películas más taquilleras, sino que también ha servido de escenario en otras películas como Robin Hood.

Si estás vagando en la indecisión y todavía no te has decidido por la encantadora "ciudad de las chimeneas"( pues es así como se la conoce entre sus habitantes), piensa que el embrujo de los distritos de Old Town y New Town hechizó tanto en su día, corría concretamente el año 1995, que fueron nombrados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. ¿Qué mejor que una visita?

Share: