Castillo de Edimburgo

castillo de edimburgo

Si te encuentras haciendo turismo en Edimburgo, una visita que no tienes que pasar por alto, es la del castillo que lleva su nombre, el castillo de Edimburgo situado en la Old Town de la ciudad.

Este castillo, es uno de los monumentos más famosos que tienes que ver en Edimburgo, en donde de puertas para afuera, disfrutarás de una de las mejores vistas de la ciudad y de puertas para dentro, un sinfín de leyendas y muchos siglos de historia.

Para empezar, estamos hablando de un castillo que su idea principal, fue construirse como fortaleza en el siglo XII, debido a su enclave privilegiado, puesto que se encuentra rodeado por tres grandes acantilados que dificultaban el acceso al mismo. Sin embargo el paso del tiempo afecto al desarrollo del castillo y debido al cambio de la orografía, el carácter defensivo del castillo pasó a un segundo plano.

castillo old town edimburgo

Qué visitar dentro del castillo

El interior del castillo está envuelto de lugares interesantes que podemos visitar, además de anécdotas curiosas, algunas, por increíble que parezca, han tenido lugar hace pocos años. Como pequeña anécdota, contar que el castillo, dentro del gran salón, tenía una piedra oculta, desde la cual, a través de la misma, se podían escuchar las conversaciones que tenían lugar durante las reuniones más importantes. De forma curiosa, en 1984, estos lugares ocultos, el KGB mandó tapiarlos por razones de seguridad, en la visita al castillo de Mikhail Gorbachev.

Uno de los lugares importantes que podemos visitar, es el One o’clock gun, un cañón que se dispara durante todos los días de la semana, a excepción del domingo, a la misma hora, la 1 de la tarde, siguiendo una tradición del siglo XIX, para avisar a los marineros de que hora era. Si te gustan los cañones, también encontrarás interesante conocer el Mons Meg o la batería de Argyle.

Uno de los edificios que es más importante de visitar, es la capilla de Santa Margarita, es el edificio más antiguo del castillo y cuenta con elementos románicos y otros más recientes, lo que la hace una estructura única para visitar. Aparte de esta capilla, la Piedra de Scone, es otro elemento histórico en donde se coronaban los reyes escoceses mediante juramento, por lo que como vemos, estamos ante un recinto plagado de historia.

Por lo demás, las leyendas advierten que los estudiantes que visiten el castillo, no tendrán muy buena suerte en los exámenes, aunque los miles de visitantes que recibe, no parecen tener miedo ante tales mitos.

¿Cómo llegar al castillo de Edimburgo?

Su llegada es sencilla, si deseas desplazarte mediante el transporte público, tendrás que tomar el autobús número 35, en donde también puedes llegar a pie, desde la Royal Mile, tomando la dirección a Castlehill.

La grandiosidad del monumento, contribuirá en buena medida, a que te pierdas por el camino y su llegada al mismo, será bastante fácil, por lo que dentro de nada, te sentirás que estás dando un recorrido, por uno de los lugares históricos más importantes de toda Escocia.

Compartir: