Conoce la Royal Mile

royal mile de edimburgo

Si tienes la suerte de visitar Edimburgo, no puedes pasar por alto la oportunidad de visitar la Royal Mile, ya que se trata de una de las calles más importantes de la ciudad, en la que puedes disfrutar de un largo recorrido histórico. Es por esto, que la Royal Mile es uno de los lugares más importantes que ver en Edimburgo junto a su Castillo. Precisamente la Royal Mile une el Castillo con el Palacio de Holyrood, la todavía residencia oficial de la familia real inglesa cuando visita Edimburgo - de ahí su nombre, Royal Mile (la milla real). Vamos a hablar un poco acerca de los rincones más emblemáticos que puedes conocer a lo largo de esta calle, para ver donde puedes llevar a cabo alguna parada en su recorrido.

Históricamente, podemos decir que se encuentra dividida en cuatro zonas y por supuesto, en cada una de ellas tenemos puntos clave que podemos visitar. La parte más alta de la misma, es la calle que baja desde el propio Castillo hasta la plaza en donde se encuentra el The Hub, una torre gótica en forma de aguja bastante interesante de conocer.

Siguiendo por la propia calle, llegaremos al Lawnmarket, que históricamente fue un mercado de telas bastante importante y bueno, en donde ahora no hay telas, pero si que puedes encontrar una buena cantidad de tiendas en donde llevarte unos cuantos recuerdos a casa de tu visita a Edimburgo. Al fin y al cabo, es otro tipo de comercio. Otro lugar recomendable para visitar y hacer un pequeño receso en el camino es el pub The Jolly Judge, que se encuentra en una plaza diminuta (7 James Court) siguiendo un también diminuto callejón, uno de los muchos de la Royal Mile. Es un lugar muy acogedor, con la particularidad que su bonito techo de madera, además de tener pinturas, está plagado de billetes de diferentes lugares del mundo.

royal mile

La calle más importante de la Old Town

Sin embargo, no todo es comercio, ya que también podrás visitar la histórica casa de Gladstones Land, un edificio del siglo XVI, que tuvo bastante importancia dentro de la burguesía de Edimburgo. Según vayamos recorriendo la Royal Mile también encontrarás algunos de los hasta casi 70 callejones o closes típicos de Edimburgo, una de las más conocicas es el Lady Stair’s Close, callejón que conduce al Museo de los Escritores de Edimburgo.

La siguiente zona que nos encontramos si seguimos a lo largo de la Royal Mile, es la conocida High Street, en donde nos encontraremos con varios edificios históricos que captarán rápidamente nuestro interés. Dentro de estos edificios, nos encontraremos con el antiguo Parlamento de Escocia, que es el punto central de la plaza a la cual da nombre, la plaza del Parlamento. Pero si hay un edificio que destaca por encima de todos, sin lugar a dudas es la Catedral de St. Giles, el edificio religioso más importante de toda Escocia, siendo este, un edificio del siglo IX, que fue ampliándose con el devenir de los años. Un dato anecdótico de esta catedral es que si eres un licenciado de la Universidad de Edimburgo tienes de derecho de poder casarte allí.

Por último y para ir acabando nuestro recorrido, llegaremos al tramo conocido como Canongate, en donde encontraremos una iglesia menos importante que la catedral anterior, pero que cuenta con su encanto en particular. Además de estas iglesias, ya empieza a ser más habitual empezar a encontrarse con las diferentes casas con aires históricos, que poblaban la calle antaño, en donde destacan Morocco Land datada de la primera mitad del siglo XVII y la casa de John Knox de origen medieval, la antigua residencia del líder de la iglesia presbiteriana escocesa y archienemigo de la famosa y malograda María Estuardo. Por lo demás, descenderemos hasta nuestra última parada importante, que sería la del Palacio de Holyroodhouse que además, nos servirá como referencia para saber que ya hemos acabado con el recorrido de esta histórica milla.

Sin duda la Royal Mile es la calle con más vida de gente de la Old Town de Edimburgo, pero más allá del bullicio que se respira para nosotros la verdadera atracción son sus estrechos callejones de penumbra que, como una máquina del tiempo, conseguirán trasladarte a otros momentos de la historia con suma facilidad.

Sin lugar a dudas, un recorrido privilegiado en el que te puedes deleitar con la arquitectura y la historia de Edimburgo, conociendo sus orígenes de los edificios más importantes que la poblaban en aquella época.

¿Cómo llegar a la Royal Mile?

Para llegar a la Royal Mile dispones de múltiples autobuses que te llevan directamente a la milla o puedes descender a pie si te encuentras visitando el Castillo de Edimburgo.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar