La cultura del pub

Escocia y el Reino unido en general son conocidos por su cultura del pub, la cual se remonta a la Edad Media. Su nombre en sí, abreviatura de “public house” (casa pública) lo dice todo. En sus orígenes y hasta la actualidad, es un establecimiento abierto al público (en general mayor de edad, aunque cada vez hay más pub donde los niños pueden entrar hasta cierta hora). El pub no es tan solo un lugar para ir a tomar una copa sino un sitio donde tradicionalmente y también hoy en día se reúne la comunidad de un barrio. Por lo tanto, cada barrio tiene su o sus pubs típicos donde se concentran sus vecinos después del trabajo o los fines de semana. Evidentemente, en el centro de ciudad, estos pubs tienden a difuminarse entre otros que atraen a la gente que sale de fiesta o viene de visita a Edimburgo.

Por ejemplo, entre los primeros en el centro de la ciudad podéis visitar Kay’s, un pub medio escondido en el 39 de Jamaica Street. Su decoración enamorará a aquellas personas que buscan un pub tradicional, pequeño y acogedor. En invierno, se puede disfrutar del calor que aportan las llamas de sus dos chimeneas. Podréis tomar cervezas variadas y whiskies de diferentes lugares de Escocia.

Otros de los pubs más frecuentados son los que ofrecen música en directo, muchos de ellos música tradicional si bien otros dan sus primeras oportunidades a cantantes o bandas locales. De entre todos ellos, el que más destaca es el Sandy Bell’s, en el mismo corazón de la ciudad, en el 25 de Forrest Road. Es un pub pequeño y discreto que pasaría desapercibido si no fuera por su estatus entre los entendidos de la música escocesa tradicional. Es un lugar donde hay música en directo cada noche e incluso se rumorea que los grandes nombres de la música tradicional escocesa son propietarios de pisos cercanos al pub por el solo hecho de estar cerca de él y pasarse de cuando en cuando.

Otra razón por la cual se puede visitar un pub es por la curiosidad de conocer el que se supone que es el pub más viejo de Edimburgo… y también de toda Escocia, que todavía permanece abierto en la actualidad. Si es esto lo que buscáis, el Sheep’s Heid es vuestro lugar. Se dice que desde alrededor de 1360 en ese mismo lugar ha habido algún tipo de establecimiento donde se podían consumir bebidas alcohólicas. La otra atracción por la que el pub es más conocido hoy en día es que en él se puede jugar a “skittles” una variedad de jugar a bolos donde las bolas no tienes agüeros y por lo tanto son más difíciles de controlar.

Un par de cosas que han cambiado en los últimos años en los pubs son la bebida y la comida. Tradicionalmente, los pubs tenían un número limitado de cervezas de barril, una “lager” (rubia), un par de variedades de ale (tostada, para entendernos aunque la definición no sea del todo correcta) y una “stout” (negra, generalmente Guinness). Con la proliferación de fábricas de cerveza, algunas de ellas artesanales, más y más pubs tienen un gran número de “guest ales,” unas cervezas que sirven durante un periodo de tiempo limitado. Uno de los muchos pubs que hace tiempo que sigue esta tendencia es Cloisters, cerca del parque de los Meadows, en el 26 Brougham Street.

kings wark pub edimburgo

Por otro lado, la comida cada vez se está incorporando de manera más firme a la oferta de los pubs. Tradicionalmente, aparte de algunos aperitivos de bolsa, los más famosos siendo las patatas fritas, eran muy pocos los pubs donde se podía disfrutar de un menú de comida caliente. Poco a poco, la comida se ha ido introduciendo: en principio, fueron platos sencillos como hamburguesas con patatas o los famosos “fish and chips” (pescado rebozado con patatas). Ahora, cada vez más hay pubs que tienen una zona destinada a comedor y diseñan menús que pueden competir con los de los restaurantes. Uno deestos pubs, tradicional donde los haya, que ofrece platos de calidad es el King’s Wark, en el número 36 de The Shore, en Leith, el barrio marinero. Es un pub con mucho encanto, situado en un edificio del siglo XV.

Como podéis ver, Edimburgo tendrá un pub que hará vuestras delicias. ¿Os animáis a descubrirlo?