La misteriosa capilla de Rosslyn

capilla de rosslyn

Rosslyn Chapel, la capilla de Rosslyn, no era un lugar excesivamente conocido hasta que la novela de Dan Brown El código Da Vinci (2003) y su posterior adaptación cinematográfica protagonizada por el inefable Tom Hanks (2006) la pusieron en el mapa de los destinos turísticos. Hasta entonces era un paraje sin mucho renombre a pesar de su singular y destacada arquitectura, que bien merece una visita.

La capilla de estilo gótico fue construida en 1446 bajo los auspicios de William Sinclair, primer Conde de Caithness, y todavía se encuentra en manos de la misma familia. Como su propio nombre indica, Rosslyn Chapel se halla en la población del mismo nombre, Roslin (en inglés moderno), a las afueras de Edimburgo en la parte sur. Desde el centro de Edimburgo, en coche el viaje dura una media hora y en autobús alrededor de una hora.

rosslyn chapel edimburgh

A principios de este milenio, antes de que se popularizará, en la Capilla de Rosslyn se respiraba un ambiente casi familiar, con la compra de entradas en la misma tienda de al lado de la capilla. De todas maneras, la llegada de la fama ha aportado numerosas ventajas para los y las visitantes. Además de gozar de un amplio aparcamiento para quien decida ir en vehículo propio, lo más destacable de estas innovaciones es que ahora todas las maravillas arquitectónicas que esconde el lugar están perfectamente señalizadas y explicadas. Por ejemplo, las espectacularmente ornamentadas columnas del maestro albañil y su aprendiz nos brindan la posibilidad de leer su trágica historia de enviada y muerte. Los y las amantes de la historias también podréis reconocer fácilmente las referencias a Robert Bruce, el rey escocés más famoso, gracias a la presencia de su mascarilla mortuoria y una escultura de un ángel portando su corazón; y descubriréis la mística relación entre los caballeros templarios y la capilla.

Pero sin duda, la particularidad más misteriosa de la capilla de Rosslyn es la presencia de unas tallas de lo que parecen ser unas mazorcas de maíz alrededor de una de sus ventanas. ¿Cómo puede ser si la capilla fue construida casi medio siglo antes de que Colón llegara a América? Estos son tan solo algunos pequeños ejemplos de todas las maravillas y misterios que encontraréis en este asombroso lugar.

Además, si esto no os parece suficiente para acercaros a Roslin, a diez minutos caminando de la Capilla, encontrareis las ruinas del Castillo de Rosslyn, cuya parte más antigua data de 1304. Si sois algo más amantes de la aventura, desde el aparcamiento de la Capilla, podéis hacer otro recorrido de entre hora y media y dos horas, que os llevará por el ahora camino por donde antes pasaba el tren. Se encuentra al lado del rio, que también tendréis que cruzar por un puente. Aunque el recorrido no tiene demasiado desnivel, es muy recomendable llevar unas botas resistentes al agua y tener cuidado con zonas que puedan ser resbaladizas por culpa de la humedad. ¿Os atrae la idea?

Compartir: