Princes Street

Princes Streetes la calle comercial más importante de Edimburgo y ofrece por una parte diversas tiendas con los típicos souvenirs de la ciudad y por otra un magnífico parque, Princes Street Gardens, donde poder pasear o relajarse en un banco o en el césped. Además, el emblemático y espectacular monumento al escritor Sir Walter Scott ofrece la posibilidad de entrar y subir hasta lo más alto. Es un lugar privilegiado para tener buenas vistas de la ciudad ya que ofrece amplias vistas de Princes Street Gardens, el castillo y el perfil de la Old Town. Originariamente y hasta 1876, los jardines fueron propiedad de la comunidad de vecinos de la zona que limitaban su uso y ponían sus propias normas. Más tarde el ayuntamiento de Edimburgo adquirió los terrenos y lo convirtió en un parque publico tras la reforma encargada al arquitecto escocés Robert Morham. En 1939, se llevo a cabo la construcción de cuatro refugios antiaéreos. Actualmente, Princes Street Gardens es el parque más visitado de Edimburgo, tanto por los residentes como por los turistas. Los monumentos que podrás ver mientras paseas por los jardines de Princes Street son el Monumento a Scott, las estatua de David Livingstone, Adam Black, Allam Ramsay, Thomas Guthrie y James Young Simpson, la Fuente Ross o el quiosco de música. Como dato siempre interesante Princes Street Gardens ocupan lo que en otra época fue Nor’ Loch, un lago drenado a principios del s. XIX. Los jardines quedan divididos por el Mound una elevación artificial formada por tierra y excavada durante la construcción de la New Town.


Monumento a Sir Walter Scott

El Monumento a Sir Walter Scott preside la mitad este de los jardines de Princes Street y está construido por demanda popular tras su muerte en 1832. En el exterior del monumento se pueden ver 64 personajes pertenecientes a sus novelas y en el interior, una exposición sobre la vida de Sir Walter Scott y subir los 287 escalones hasta el piso superior. Allí podrás disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad.


mercado de navidad edimburgo

Winter Wonderland

Si visitas Edimburgo antes o durante la navidad podrás ver como Princes Street Gardens se transforma por completo y es que se llena de atracciones y puestos navideños que harán las delicias de los más pequeños.

mercado navidad princes street

Scottish National Gallery

La Scottish National Gallery es un imponente edificio clásico con pórticos de estilo jónico que fue construido 1850. Sus salas de forma octogonal, iluminadas por tragaluces, se restauraron según la de coración victoriana original. Contiene una importante colección de arte europeo des de el Renacimiento hasta el postimpresio nismo, con obras del maestro de Leonardo da Vinci, Verrocchio, Tintoretto, Tiziano, Holbein, Rubens, Van Dyck, Vermeer, El Greco, Gauguin y Cézanne entre otros. Las galerías del piso superior exponen retratos de sir Joshua Reynolds y sir Henry Raeburn, además de unos cuantos lienzos impresionistas, entre los que se cuentan luminosos Almiares de Monet, retorcidos Olivos de Van Gogh y la alucinógena Visión tras el sermón de Gauguin, aunque es la be lla Lady Agnew de Lochnaw, de John Sin ger Sargent, la que más atención acapara. Las galerías del sótano están dedicadas al arte escocés e incluyen flamantes retratos de Allan Ramsay y Henry Raeburn, escenas rurales de sir David Wilkie y paisajes impresionistas de William MacTaggart. No hay que perderse el divertido cuadro "Una escuela vaciándose", de sir George Harvey, que captura la expresión severa de un dómine cuando los alumnos salen en estampida de la clase; uno de ellos recupera su peonza confiscada. Si viajas a Edimburgo con niños les encantarán los cuadros llenos de fantasía de sir Joseph Noel Paton, en la sala B5 cuyo lienzos tienen un nivel de detalle increíble, están llenos de pequeñas hadas, duendes y elfos. Un estudio reciente sugiere que el emblemático cuadro "El reverendo Robert Walker patinando en el lago Duddingston" atribuido tradicionalmente a Henry Raeburn, podría ser obra del artista francés Henri-Pierre Danloux. Cada mes de enero, la galería expone su colección de acuarelas de Turner, legadas por Henry Vaughan en 1900. En la sala X brilla la escultura de mármol blanco "Las tres gracias", de Antonio Canova, compartida con el Victoria and Albert Museum de Londres.

Royal Scottish Academy

Este templo dórico griego, cuyo frontón norte está coronado por la figura de la reina Victoria, acoge la Royal Scottish Academy. Diseñada por William Playfair y construida entre 1823 y 1836, era la Royal Institution hasta que la Royal Scottish Academy se hizo cargo del edificio en 1910. Las galerías albergan una colección de pintura, escultura y bocetos arquitectónicos de miembros de la academia desde 1831. La Royal Scottish Academy también acoge exposiciones temporales todo el año. La Royal Scottish Academy y la Scottish National Gallery es tán conectadas por el espacio subterráneo dedicada a las exposiciones temporales es el doble que en el Museo del Prado de Madrid y el triple que en la Royal Academy de Londres; además, cuenta con guardarropa, restaurante y un auditorio.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar